"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"
"Solamente dos legados duraderos aspiramos a dejar a nuestros hijos: uno raíces...el otro, alas"

martes, 16 de abril de 2013

Los niños y la muerte: Lo que piensan, lo que saben, lo que sienten


Quizás por la propia connotación que el tema de la muerte despierta en nuestra cultura, esta mañana cuando le comentaba a mi compañera el tema de mi siguiente post ella me comentaba con sorpresa si me atrevía a hablar de la muerte en la infancia. ¿No es eso hablar también de resiliencia infantil?¿Qué diferencia hay entre este y otros temas en los que se han de promover los recursos de los niños? Y es que hablar de este concepto no es habitual ni en los contextos familiares ni mucho menos en otros entornos educativos, ni siquiera divulgativos, …pese a que se trata de algo del que todos tenemos experiencia directa o indirecta.

Dice el psiquiatra Luis Rojas Marcos (2010):“ Por más que deseemos evitarlo, la realidad es que casi nadie se libra de sufrir alguna desgracia a lo largo de la vida. Según cuantifican varios estudios epidemiológicos, los habitantes de los países de Occidente no abandonan este mundo sin antes haber afrontado, por término medio, dos serias adversidades que pusieron en peligro su integridad física o mental. Ni siquiera los niños”. Distingue este psiquiatra entre desdichas comunes y desdichas excepcionales, situando la pérdida de un ser querido como una desdicha común que viene a ser uno de los “gajes desafortunados del oficio de existir”.

Y es que la muerte, a pesar de ser algo UNIVERSAL es un tema tabú, a pesar de que en TODAS las familias hace su aparición en algún momento, muchas veces cuando los niños o niñas son pequeños. De cómo vivan los padres el tema de la muerte va a  depender, en gran medida, la respuesta de los niños ante esta adversidad. La gestión que hagan antes, durante y después del evento que conlleva una pérdida va a influir de manera directa en que el niño o niña pueda desarrollar sus recursos resilientes…o que suponga un suceso traumático que conlleva una importante afectación emocional, conductual y relacional.

 

Yo reconozco que en mi caso no es precisamente un tema del que haya hablado siempre con facilidad posiblemente desde mi creencia remota de que hay que evitar el dolor, el propio y el ajeno. Recuerdo que el periquito que teníamos cuando mi hija era pequeña “se escapó volando por la puerta de la jaula para buscar amiguitos”. Y no volvió.

Más tarde el fallecimiento de un familiar muy cercano y querido de forma prematura fue vivido posteriormente sin grandes conversaciones, desde la resignación pero también desde el dolor contenido para que no sobrepasara la barrera de lo controlable, ya que había que evitar la emoción negativa que pudiera invadir a una niña que no podía apenas comprender por qué paso. Si no éramos capaces de hablar del periquito para evitar el sufrimiento, ahora...

Claro, que el no hablar de ello no significa que no haya ocurrido. Ni que los niños y niñas no tengan curiosidad y necesiten respuestas  a sus preguntas. Es más, muchas veces no es necesario que haya ocurrido alguna muerte en la familia o en su entorno para que dichas preguntas existan, al menos en su pensamiento. Ellos y ellas inventan sus propias historias sobre la vida y la muerte, unas veces de la mano del pensamiento mágico; otras de respuestas de otros que, como ellos, no disponen de las mejores explicaciones; y en algunos casos de las propias experiencias de terror que han podido experimentar autoculpándose por sentirse responsables de la muerte de algún familiar por su conducta.

Recuerdo a una adolescente que llevaba años arrastrando el fantasma de la culpa porque su mamá, años antes, se suicidó el día siguiente de haber tenido una fuerte discusión con ella. No  alcanzó nunca a entender que su madre tenía una depresión crónica que le llevó al fatídico final porque a esa edad no se entiende de depresión si no es que algún familiar te recoge, protege, explica y tranquiliza diciéndote que los niños no tienen culpa de la muerte de nadie, que es la enfermedad la responsable. Y ella no lo tuvo, nadie le explicó y acompañó en su duelo pues sus padres se encontraban separados y, añadido al dolor de la pérdida de su madre se sumó el dolor de la pérdida de sus amigos, de su colegio, de sus rutinas, al marcharse a vivir con un padre que hacía años la veía una vez cada quince días en los anteriores cuatro años a la muerte de su mamá.

La importancia de saber en este tema es algo incuestionable. Saber cómo viven los niños la muerte según la edad. Saber qué es lo esperable. Saber cómo hablar con ellos. Saber  ofrecerles un apoyo y afecto inconmensurables a pesar de las circunstancias. Saber dónde podemos saber más.


En este post quería presentaros una Guía muy útil, ahora o en un futuro, para todos aquellos que tienen niños. La Guía tiene por nombre Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños, está elaborada por Loreto Cid Egea, psicóloga y psicoterapeuta infantil, y ha sido editada por la Fundación Mario Losantos del Campo (2011).
 
 

Como dice la autora es de vital importancia saber cómo va adquiriendo el niño el concepto de muerte y de "estar muerto" a lo largo de su desarrollo evolutivo. Es importante saber qué entiende, qué se pregunta y con qué fantasea a cada edad, para poder ayudarle a que se aproxime a esta realidad de una manera veraz y menos angustiosa. Estar en duelo es doloroso, pero más doloroso y angustioso es estar en duelo y dejar que tus fantasías te aterroricen.

Algunas de las cosas que recoge la Guía y que son de sumo interés son:

·        Comprender la muerte requiere un proceso largo y emocional, porque saber no es lo mismo que asimilar lo que se sabe.

 
·        Todos los niños deberían comprender cuatro conceptos sobre la muerte:

 1.      Es UNIVERSAL. Todos los seres vivos mueren. ¿Cómo decirlo sin asustarles? De forma gradual y según lo que el niño pueda o no asimilar en el momento evolutivo en el que se encuentre. La muerte es un concepto que se va digiriendo poco a poco y que requiere de ciertas defensas para sobrellevarlo, pero en ningún caso debe explicarse con mentiras. La respuesta ha de ser asumible emocional y cognitivamente para el niño.
 
2.      Es IRREVERSIBLE. Cuando morimos no volvemos a estar vivos nunca. Es un estado permanente y no un estadio temporal. El duelo es un proceso doloroso que implica redefinir nuestros lazos con la persona que ha fallecido. Un primer paso esencial en este proceso es aceptar que la pérdida es permanente y definitiva. En los dibujos animados, en los videojuegos, se mueren solo un rato y esto deriva en una comprensión errónea.
 
3.      Todas las funciones vitales terminan completamente en el momento de la muerte. Cuando morimos el cuerpo ya no funciona. Esto no es fácil de comprender por los pequeños por su propia limitación cognitiva y emocional, y a veces por la explicación del adulto  (piensan que la persona que fallece sigue sintiendo como si estuviera dormida).
 
4.      Toda muerte tiene un porqué. Si no le damos una explicación de lo sucedido, elaborará su propia teoría dejándose llevar por el pensamiento mágico, lo cual puede generarle más angustia. Importante hacerle comprender que los pensamientos, los sentimientos de enfado, de rabia o de celos NUNCA pueden provocar la muerte. Cuidado con las metáforas: “El abuelito se ha quedado dormido y ya no va a despertar” puede provocar en el niño un gran temor  irse a la cama y a quedarse dormido; “Tu hermanita era buena y se ha ido al cielo, puede hacer sentir al niño mucha confusión sobre si portarse bien es bueno o malo. Por otra parte, hablarle de la parte espiritual de la muerte y de lo que significa para nosotros es necesario, pero no suficiente.

 
·        Los niños van a comprender y reaccionar de diferentes maneras ante la muerte, dependiendo de su edad, su momento evolutivo, sus experiencias vitales, su desarrollo cognitivo, su grado de madurez, su mundo emocional y su capacidad de conceptualizar.

 
·        Lo que los niños alcanzan a comprender de manera distintas en las distintas etapas de su desarrollo:
 
      Ø  Del bebé al niño de 2 años:

-        La muerte es sólo una palabra, no comprende su significado, pero al ir desarrollando la noción de pertenencia de objeto, son capaces de sentir la ausencia

-        Perciben los cambios en su entorno y sus rutinas

-        Son sensibles al estado de ánimo negativo de los cuidadores como consecuencia de la muerte de un ser querido.

 Ø  De los 3 a los 6 años:

-        Subjetividad y pensamiento mágico.

-        Muerte como estado temporal y reversible, semejante a ir a dormir o una forma de sueño.

-        Creen que la muerte es contagiosa y que otras personas de su entorno también pueden morir.

-        No comprenden aún la universalidad de la muerte. Piensan que ellos mismos o sus padres no van a morir.

-        Interpretan de forma literal cualquier explicación que le demos de la muerte.

 Ø  De los 6 a los 10 años:

-        Hacia el final de la etapa (9-10 años) ya son capaces de tener una noción completa de lo que significa verdaderamente morir. La muerte es definitiva e irreversible.

-        Hacia los 7 diferencian fantasía de la realidad. La muerte va siendo más real.

-        Pueden experimentar sentimientos de culpa creyendo que la muerte puede deberse a algo que ellos hayan dicho, hecho o pensado.

-        Pueden mostrar el deseo de asistir al funeral del familiar fallecido (es fundamental acompañarle y explicarle con antelación en qué consiste).

       Ø  De los 10 a los 13 años:

-        Son plenamente conscientes de su propia mortalidad y les puede producir inquietud.

-        Se muestran interesados por el más allá, así como por las creencias religiosas o culturales sobre la muerte.

-        Tienen mayor conciencia de los cambios que la muerte traerá a sus vidas y a su futuro.

-        Suelen mostrarse reacios a hablar de lo que piensan o sienten sobre la muerte.

        Ø  Los adolescentes:

-        Tienen plena conciencia de lo que significa la muerte y puede formarse tanto una explicación desde el punto de vista biológico y científico, como desde una perspectiva filosófica, ideológica o religiosa.

-        Teorizan sobre la muerte a medida que adquieren las capacidades para el pensamiento formal y abstracto.

-        Pueden negar su propia mortalidad a través de conductas de riesgo y provocaciones, o bien mostrar ansiedades hipocondríacas ante los cambios corporales que van sufriendo.

-        Importante integrar al adolescente en todos los ritos de despedida que vayan a tener lugar y ofrecerle la posibilidad de participar activamente en ellos.
 

·        Acerca de cómo comunicar la muerte de un ser querido:

-        La noticia de la muerte de un ser querido debe ser transmitida al niño lo antes posible y siempre por medio de una persona en la que confíe y sienta cercana, a ser posible sus propios padres.

-        Ninguna de las explicaciones que se den al niño o al adolescente tienen porqué darse “de golpe”: podemos ir haciéndolo poco a poco y siempre completándolo con las preguntas, dudas y observaciones que él mismo quiera hacer (deben saber siempre la VERDAD de lo sucedido, pero esta verdad debe abordarse en función de la capacidad cognitiva y emocional que el niño posea para poder comprenderla e integrarla).

-        La primera verdad que debe saber un niño es que la persona ha muerto y que nunca más volveremos a verla.

-        Siempre que sea conveniente, hay que asegurarse que el menor tenga claro que no es responsable de la muerte de su pariente.

-        Es importante brindarles seguridad y protección, especialmente a los niños más pequeños, para combatir su temor a que otro familiar cercano pueda morir.

-        En la medida de lo posible, hablarles y calmarles acerca de la continuidad de sus vidas: sus amigos, sus actividades, sus rutinas, sus juegos, sus cumpleaños…van a seguir como siempre. Ayudarles a que sientan seguro su mundo para que puedan elaborar adecuadamente el duelo, sin complicarlo con sentimientos añadidos de incertidumbre e intranquilidad por la situación futura y su estabilidad emocional.

-        Los niños necesitan compartir y escuchar de los demás que la persona fallecida siempre va a estar en nuestro corazón, en nuestros recuerdos y en nuestra memoria. No hablar del fallecido solo complica el duelo de los mayores y de los niños.

-        También necesitan aprender a expresar lo que sienten y, entre estos sentimientos, está el dolor por la muerte del ser querido. Si lloramos aprenden que llorar no es malo y que la tristeza aparece en forma de llanto.

 
·        El DUELO es el proceso emocional que atraviesa una persona tras sufrir algún tipo de pérdida. Hay que entender que el duelo es...

§  Un proceso normal, no una enfermedad. Además es esperable.

§  Un proceso dinámico, implica cambios en el estado físico, psicológico y social. Son normales los altibajos.

§  Un proceso íntimo, privado y a la vez social.

§  Un proceso activo que implica un trabajo personal.

 
·        La intensidad y duración del duelo depende de muchos factores: tipo de muerte (esperada o repentina, apacible o violenta), la intensidad del vínculo con el fallecido, el tipo de relación con la persona perdida (dependencia, conflictos, ambivalencia), la edad, etc.

 
·        Podemos decir que hemos completado un duelo cuando somos capaces de recordar al fallecido sin sentir dolor, cuando hemos aprendido a vivir sin él o ella, cuando hemos dejado de vivir en el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en la vida y en los vivos.

 
Esto son sólo unas pinceladas de esta interesantísima obra elaborada por Loreto Cid. En la Guía aparecen desarrolladas además de las ideas anteriores otros aspectos muy interesantes como creencias erróneas sobre el duelo en los niños, las características de los procesos de duelo en la infancia, pautas de actuación ante el duelo en las distintas etapas, el niño que atraviesa un duelo en el aula, así como un listado con bibliografía recomendada para padres, profesores y niños según la edad.

 
En definitiva, toda una joya para leer ahora y guardarla en el kit de herramientas para cuando sea necesario desempolvar. O prestar.
 
El modo en cómo los adultos resuelven la pérdida de un ser querido ayuda a promover la resiliencia en los niños y que estos entiendan que la muerte es un suceso normativo que tiene lugar tarde o temprano en la vida de las personas. Si la vida es un proceso en el que se suceden etapas, una de ellas es la muerte. Si les preparamos para su primer día de colegio, para su primer partido de fútbol, para su primer campamento lejos de la familia ¿por qué no prepararles desde muy pequeños para algo que inevitablemente salpicará su vida tarde o temprano?

 

 

 

7 comentarios:

  1. Enhorabuena Conchi. Pareces el bolso de mary poppins tienes de todo ahi dentro!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu comparación, por aquello del bolso repleto pero sobre todo por lo de endulzar la vida a los otros.Con un poco de azúcar...¿te suena, no?

      Eliminar
  2. Esther Císcar Cuñat16 de abril de 2013, 15:02

    Me encanta!!! Disfruté con la lectura. Además de realizar un magnífico prólogo a la Guía que presentas, que de forma inmediata hago mía tanto a nivel personal como profesional, tu tratamiento sobre el tema ha sido tan motivador que ya cambié la lente, me sumo a tu óptica. Y ya sabes que eso ahora es peligroso... Gracias

    Ah! Sigo echando de menos poder marcar un "Me gusta"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther!! Me gusta que compartas mis cosas, además de poder tener el lujo de debatirlas contigo. (Para el "me gusta",a través de facebook).
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me gustó mucho tu entrada. Crecí en una familia en donde siempre se habló de todo sin tapujos ni rodeos, incluida la muerte. En casa los asuntos trágicos solemos darles su debida dimensión, pero también solemos bromear, escandalizando a más de uno!! Mis hijos han vivido muertes cercanas, para mi chiquita, que es adoptada, es más difícil de gestionar pues si a algo le tiene terror es a las separaciones y al abandono. Continuamente tiene miedo a que sus quereres más cercanos muramos, entonces cuando se presenta una muerte en la familia lógicamente ella sufre y se angustia muchísimo. Hace no mucho murió mi cuñado, dado que todos sabíamos que el deselance estaba cerca, pasamos mucho tiempo con él, y el último día que lo vimos incluso nos despedimos, nos abrazamos, besamos etc y hablamos de lo hermoso que había sido haber compartido parte de nuestra vida con él. Para mi chiquita este proceso fue maravilloso, pues aunque se angustió porque el tío estaba muriendo, pudo vivir el proceso de la despedida.

    Te dejo el enlace a una entrada que escribí en mi blog hace unos meses, habla de la muerte de mi papá.

    http://chiquitaadorada.blogspot.mx/2012/11/hoy-eres-fiesta.html

    Un abrazo fuerte desde México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Sin duda el cómo crecemos acompañados de actitudes en un sentido u otro va a influir luego en la gestión que hagamos cuando somos madres o padres.

      Tu testimonio recogido en la entrada que compartes refleja la cohesión, la unión en lo bueno y en lo menos bueno, el amor familiar...buenos antídotos para hacer frente a la adversidad!!! Tu papá se sentirá seguro muy orgulloso de tí y de los tuyos.

      En el caso de tu pequeña parece que se juntan los miedos evolutivos propios de la edad al plantearse la muerte como algo posible añadido al miedo a sentirse abandonada como muchos niños y niñas adoptados, pero seguro que la experiencia vivida con la muerte de tu cuñado pudo crear en ella nuevas redes neuronales de entender la muerte que le harán un poquito´más fuerte y capaz de valorar los buenos momentos que nos regalan las personas de nuestro entorno.

      Te mando un abrao muy fuerte desde este lado del mundo.

      Eliminar
  4. He recibido un comentario muy emotivo que por razones que reservo no voy a publicar para preservar su identidad, pero quiero decirle desde aquí que entiendo su preocupación, que es normal que haya sucesos que nos impacten porque ocurren a personas que están cerca de nosotros o son importantes y que a ciertas edades es difícil comprender algunas cosas que pasan, que nos parecen injustas y que despiertan un miedo que resulta difícil controlar.
    A esta persona quiero mandarle un abrazo muy grande, pedirle que busque a alguien de su confianza para hablar de cómo se siente y pueda expresar sus emociones con este tema, y sobre todo, que confíe en su capacidad para superar esto que ahora tanto le preocupa porque estoy segura que tendrá una gran fuerza personal y personas de su entorno que le apoyen, tranquilicen y escuchen.

    ResponderEliminar

Contacta conmigo

resilienciainfantil@gmail.com